¿A qué corresponden los ruidos articulares?

¿Qué consecuencias pueden tener los ruidos articulares?

¿Cómo se diagnostican los ruidos articulares?

¿Cómo se tratan los ruidos articulares?


Estas son preguntas frecuentes que vamos a tratar de resolver en el siguiente artículo.


Los ruidos al abrir o cerrar la mandíbula son uno de los mayores motivos de consulta para la especialidad de trastornos temporomandibulares. Son muchas veces molestos para quienes los padecen y pueden generar molestias considerables. Los ruidos se generan en la articulación mandibular (articulación Temporo-Mandibular, ATM por sus siglas) y estos ruidos se producen por diferentes motivos siendo los principales:

-Un desajuste interno del menisco de la articulación que se desplaza de su posición original y con el movimiento mandibular, suena.

-Un roce entre los huesos de la articulación producto de una perforación en los tejidos o enfermedades degenerativas.

Los ruidos articulares pueden estar asociados o no a dolor o a trabas o bloqueos madibulares con o sin la sensación de desencaje mandibular o que la mandíbula no está en una correcta posición, entre otras molestias asociadas.

Los ruidos articulares son fundamentalmente de 3 tipos:

  • -Clicks, sonido seco de un golpe
  • -Crépito, sonidos múltiples como arenilla o apretar un puñado de hojas secas.
  • -Salto, sonido mandibular seco de un golpe que ocurre en aperturas mandibulares amplias.

Entonces, ¿Porqué se producen los ruidos articulares?

Los ruidos articulares se producen en la mayoría de los casos por una alteración mecánica en la articulación producto de sobrecargas. Las sobrecargas más dañinas son aquellas que denominamos microtrauma, las cuales son cargas constantes sobre la articulación. Acá podemos incluir al bruxismo y a parafunciones orales como la onicofagia (comerse las uñas). La calidad de los ligamentos y de los meniscos también juegan un rol fundamental ya que las personas hiperlaxas sufren más de ruidos y problemas de ATM.

Esto significa que algún componente de la articulación está en una posición que no corresponde a la función normal y que al generarse el movimiento esta falla en la alineación de los componentes se traduce en ruido o bien a una sobre extensión en el movimiento de la articulación, la cual sobrepasa sus límites lo que genera un ruido fuerte.

En las imágenes a continuación se observa una correcta posición de las estructuras articulares. En esta configuración de sus estructuras no hay ruidos articulares al abrir o cerrar la mandíbula.

Imagen de una correcta posición articular, en la cual se observan las siguientes estructuras: Eminencia articular del hueso temporal (EA), Disco articular (DA), Cóndilo mandibular (CM)

En la imagen inferior se identificará cada una de las estructuras mencionadas.
EA: Eminencia articular del hueso temporal (Hueso de la base del cráneo). Delimitado en negro.

DA: Disco o menisco articular, tejido de fibrocartílago que se interpone entre ambos huesos y que permite un movimiento libre de roces y ruidos. Delimitado en rojo.

CM: Cóndilo mandibular, porción articular de la mandíbula. Delimitado en negro

El video de la correcta función articular la pueden ver en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=Nmg3xl13TY0

Las siguientes imágenes muestran un desplazamiento discal con la boca cerrada y luego con la boca abierta en las cuales se puede observar el cambio en la forma y en la posición del menisco, lo que genera el ruido articular.

En esta imagen se observan las mismas estructuras pero con cambios en la posición que estas tienen dentro de la articulación. Esto muestra un desplazamiento discal. El disco ya no está entre los huesos de la articulación, si no que está adelantado y plegado con un claro cambio en su forma.

EA: Eminencia articular del hueso temporal (Hueso de la base del cráneo). Delimitado en negro.

DA: Disco o menisco articular, tejido de fibrocartílago que se interpone entre ambos huesos y que permite un movimiento libre de roces y ruidos. Delimitado en rojo.

CM: Cóndilo mandibular, porción articular de la mandíbula. Delimitado en negro.

El video del desplazamiento discal con reducción lo pueden ver en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=upbs7Hm9tRQ


Los diagnósticos más frecuentemente asociados a ruidos son: Desplazamiento discal con reducción, Osteoartrosis/osteoartritis y subluxación/luxación mandibular. El primero responsable del click, el segundo del crépito y el tercero del salto articular.

¿Cómo se diagnostican los ruidos articulares?

 Se diagnostican de manera inicial con el examen clínico y en el caso del click que no está asociado a dolor este es el comienzo y fin de la investigación. Se puede comprobar el diagnóstico con una Resonancia Nuclear Magnética (RNM) pero si no hay sospecha de inflamación articular el costo-beneficio del examen no amerita tomarlo.

En caso de crépito o arenilla el examen que mejor valoriza el daño que puede estar asociado al ruido corresponde a una Tomografía axial computarizada (TAC). En caso de dolor asociado al sonido muchas veces se complementa con una Resonancia nuclear magnética (RNM) ya que el TAC nos da información detallada sobre tejidos duros (hueso o dientes) pero no de tejidos blandos como inflamaciones, ligamentos o discos articulares.

El salto articular se diagnostica de manera clínica midiendo a que distancia de apertura mandibular se produce el sonido. La mandíbula rota en los primeros 20 mm. de apertura y se traslada entre los 20 y 45 mm. de apertura. Si el salto se produce después de los 40-45 mm. probablemente corresponda a una subluxación o luxación articular. Esto se puede comprobar con una radiografía lateral de ATM, (radiografía Farrar) o con una tomografía dinámica (más costosa pero de mejor defición)

¿Cómo se tratan los ruidos articulares?

Esto se tratará en el siguiente artículo: Tratamientos de ruidos articulares.

Photo by Akshar Dave on Unsplash

Leave a Reply